viernes, 28 de marzo de 2008

Representaciones mentales

Lenguaje y pensamiento, interacción entre ambos

Una vez establecidas las definiciones de lenguaje y pensamiento, ahora nos centraremos en el concepto de pensamiento para hacer alusión a lo que llamamos representaciones mentales. De este modo podemos decir que pensar, desde una perspectiva psicopedagógica, se puede entender como la conducta mental que representa objetos, aplicaciones o relaciones, para tomar decisiones siguiendo un plan de acción. El funcionamiento propositivo de esta conducta mental, se puede entender en tres secciones: como un funcionamiento económico, como un funcionamiento estadístico y como un funcionamiento reflexivo.

Como ya hemos dicho antes hay tres entradas etimológicas de pensare: pesar, calcular y pensar. Estas tres entradas son coincidentes con tres funcionalidades expositivas: “pesar” (en una balanza) es el llamado pensamiento económico, “calcular” (realizar operaciones para no cometer errores) es el pensamiento estadístico y “pensar” (re-pensar) este último denominado pensamiento reflexivo.

Este claro concepto de lo que es pensar, es necesario para entender lo que son las representaciones mentales, ya que se dice que las representaciones mentales se entienden como aquella forma material o simbólica de dar cuenta de algo real en su ausencia. Éstas están organizadas en estructuras que permiten darle sentido al entorno, pero no es posible crear representaciones puras que no estén condicionadas ya que estas se construyen en un contexto representativo que está limitado por nuestro conocimiento. Este conocimiento, a su vez, está construido por una serie de interacciones aprendidas del ordenamiento de la realidad, con lo cual el factor más influyente en el proceso de representación mental es la tradición cultural de cada grupo social, lo que hace que se haga alusión directamente a la historia y a los privilegios en los que
el individuo se desarrolle.


Por otro lado las representaciones de los conceptos se constituyen a partir de atributos de carácter abstracto, que se forman a través de las experiencias directas, de procesos hipotéticos y de comprobación, y se expresan de manera simbólica, es decir, mediante el lenguaje, donde el papel del docente, la familia y los iguales es vital pues actuarán como dadores de modelos de imitación que posteriormente serán interiorizados por cada individuo para darles un significado, un pensamiento. Por ello es necesario comprender los procesos de construcción representacional.
Proceso de construcción de la representación.
Los seres humanos construyen representaciones mentales sobre el entorno que los rodea, sobre sí mismos, sobre la sociedad y sobre la naturaleza en la cual se constituyen como personas.Estas representaciones se organizan en estructuras conceptuales, procedimentales y actitudinales para darle sentido a la interioridad y exterioridad de su entorno, atendiendo al dominio, la intervención, el control y la transformación del mismo. Es este ordenamiento el que posibilita cualquier tipo de experiencia, como una de las maneras de actuar intencionalmente.

La psicología cognitiva de enfoque analógico tiene su núcleo en la distinción entre lo que es el contenido y el formato de las representaciones, de modo que el contenido hará referencia a los aspectos semánticos o referenciales y el formato al código simbólico que revise dicha información. Por ello se adopta un lenguaje que analiza el formato de las representaciones (proposiciones, imágenes) y su sintaxis (relaciones que se establecen entre ellas).

El elemento principal es el formato de las representaciones. Esto es debido a que el principal problemas es la simbolización, ya que una vez cifrada la información correctamente los símbolos adoptarán un significado que corresponda al mundo construido, aunque estos símbolos no correspondan exactamente con la realidad. Estaremos ante unas representaciones internas de la realidad externa, entendidas así, la mente es un espejo de la naturaleza y en consecuencia, las representaciones son un espejo de la lógica del mundo externo.
No es posible comprender cómo los individuos tienen representaciones mentales diferentes sobre los mismos acontecimientos o fenómenos, por ello se llegó a la siguiente conclusión: no existe una correspondencia uno a uno entre el símbolo y su referente, ya que el mismo referente podría ir asociado a símbolos distintos de una situación a otra (Lakoff).
Muchos autores han dedicado páginas y páginas a estos supuestos realizando teorías de entre las cuales encontramos ésta.
Teoría de la Representación Mental
Según Garnham y Oakhill (1994), la teoría de los modelos mentales responde sobre la naturaleza del pensamiento, refiriéndose a la representación que hacen las personas de una parte del mundo en un modelo mental que refleja su estructura. Para ello manipulan dicho modelo para reflejar los cambios en aquella parte de la realidad sobre la que están pensando. Por otro lado se dice que las situaciones familiares son más fáciles de manipular que las extrañas, pues las personas prefieren recuperar los modelos almacenados en la memoria que manipular un asunto en la memoria operativa (de corto plazo y más dificultoso).
Esto quiere decir que, el pensamiento de las personas opera en una racionalidad limitada o con un sentido atribucional fácil de recuperar, para ofertar respuestas a sus problemas. Entendemos, consecuentemente, que la representación del mundo que tienen las personas, se agrupa en una estructura de modelos que intenta responder y solucionar los problemas que, cotidianamente, se les plantean a los individuos. Wittgenstein habla de la figura y lo figurado y especula con su pretensión lógica acerca de si la figura representa lo figurado, por ello se dice que las personas tienden a pensar que sus representaciones sobre el mundo son ciertas y, que los pensamientos de ellas derivadas tienen una atribución análoga a la otorgada al modelo del que partieron.
Cómo se forman estos modelos mentales y cuál es su desarrollo y evolución a lo largo de la vida de las personas, es algo que hoy está aún en vías de desarrollo.


Bibliografía

http://www.utp.edu.co/~chumanas/revistas/revistas/rev29/arbelaez.htm

http://www.ugr.es/~ergocogn/articulos/St12.PDF

http://www.uco.es/~ed1ladip/revista/genios/N6/ArtB6/Art28B.htm

http://es.wikibooks.org/wiki/Pensamiento_e_interacci%C3%B3n_en_los_procesos_de_ense%C3%B1anza-aprendizaje


Álvaro Blecua de Pedro